¡Qué poco sabemos! Y menos de nutrición…

¿No os parece increíble que con toda la información que hay a nuestra disposición hoy en día, la mayoría de la población no tiene una idea clara de lo importante que es saber lo que nos estamos llevando a la boca? La información ahí está, pero lo que es curioso es que nadie realmente se preocupa de lo que está comiendo, a no ser que esté en un plan dietético específico.

Deje que los alimentos sean tu medicina y que la medicina sea tu alimento”

Hipócrates (padre de la medicina)

¿Alguien recuerda haber tenido alguna clase real de nutrición en el colegio? Con suerte a algunos nos hablaron de los hidratos, los lípidos y las grasas, como parte de una de esas materias de biología, y sin realmente relacionarlo con la importancia que tiene a diario en nuestra vida. La nutrición, junto con la inteligencia emocional y social, yoga, desarrollo de pensamiento crítico, etc., es uno de esos temas que debería enseñarse desde que somos pequeños. Obviamente, no solo las escuelas tendrían que tener la responsabilidad de compartir este tipo de conocimiento, sino que corresponde a las familias asegurarse que sus hijos entienden porqué es tan importante mantener una adecuada alimentación, es uno de esos temas que debería enseñarse desde que somos pequeños.

¿Y por qué es tan importante? Porque la nutrición, como consecuencia nuestra alimentación, es la base de todo lo demás:

  • Es nuestro combustible: igual que los coches funcionan con distintos tipos de combustible, nosotros funcionamos con la energía que proviene de los alimentos. E igual que no pondrías gasolina en el tanque de un depósito diésel si no quieres que se estropee, nosotros no deberíamos poner ciertos alimentos en nuestro cuerpo. Sería conveniente que supiéramos con que “gasolina” nuestro cuerpo funciona mejor ¿no?
  • Es la causa de muchas enfermedades actuales: ¿Por qué en estos últimos 70 años han aumentado tanto enfermedades como cáncer, problemas de corazón, diabetes, obesidad, … ¿Qué es lo que ha cambiado en estos años en relación a los siglos anteriores? Nuestra accesibilidad a la comida y el cambio en los patrones de alimentación. Hay miles de estudios al respecto, pero parece que nosotros no los queremos ver, o que no nos interesa, incluso cuando te estas muriendo es más fácil culpar a la “lotería” genética que investigar un poquito a cerca de la causa y poner un poco de esfuerzo en todo ello.
  • Está relacionada directamente con la destrucción del planeta. ¿Alguien se pone a pensar cuando tiene un plato de comida delante, de donde proviene? ¿qué procesos han sido necesarios para que ese alimento llegue a tu mesa? Probablemente no, y los pocos que lo hacen tienen una idea muy limitada de todo lo que conlleva la producción de eso que estás a punto de comer. Nuestro consumo irresponsable es causa directa de muchos de los problemas medioambientales globales, y espero que no sea demasiado tarde cuando nos demos cuenta de lo que nos estamos haciendo a nosotros mismos.

Mi viaje:

Yo me di cuenta hace años que no tenía ni idea de lo que estaba haciéndole a mi cuerpo. Empecé a leer de nutrición, dietas, seguir blogs, ver videos y aún así, teniendo toda esa información extra, me cuesta hacer las cosas bien y llegar donde quiero estar. He pensado que si comparto alguna de las pocas cosas que sé (o que creo saber) a cerca del tema, me ayudará a centrarme y enfocarme en mi salud. A parte, si alguien se ha perdido por aquí y está leyéndome, puede que le ayude con mi camino, o por lo menos a sentir que no está solo en esto, que es lo que me pasa a mi cada vez que veo alguna historia de superación. Esta es una de las razones de escribir el blog, relatar mi viaje y organizar mis pensamientos.

Para mi la nutrición es en lo que empleo mi tiempo libre. No me canso de ver conferencias, leer artículos y contrastar distintas opiniones. Me gustaría que algún pudiera estudiar más formalmente a cerca del tema, pero de momento, hay demasiada información a nuestro alcance, y siento que nunca voy a ser capaz de abarcarla toda (¡aunque me encantaría!). Pero una cosa es la teoría, y otra es la práctica… ¿Por qué si se lo que debo hacer, muchas veces hago todo lo contrario?

Ha habido veces en las que he conseguido mantenerme centrada y he visto los resultados, pero es una lucha constante conmigo misma, es como luchar contra la Rebeca de todos estos años, y por eso considero que todo hubiera sido más fácil si hubiera crecido sabiendo todo lo que se ahora mismo.

En este momento, pongamos que es mi nuevo punto de partida (¡el definitivo!), estoy por encima de mi peso ideal (y ya, ya se que el peso no es lo importante, es el porcentaje de grasa corporal, masa magra, etc.). Pero a falta de otra referencia, peso 74 kg en mi 161cm de estatura (aunque yo juraría que he encogido, siempre había sido 164cm), y calculo que estaré entre el 30 y 35% de grasa corporal. Y no, no me siento a gusto con mi cuerpo.

Pero no solo quiero mejorar mi nutrición por razones estéticas. Soy consciente, como he dicho anteriormente, de todo lo que implica y las consecuencias que tiene no llevar una alimentación adecuada. Quiero estar mejor por dentro y por fuera, y creo que es fundamental para crecer y desarrollarte en los demás aspectos de la vida.

¡Deseadme suerte!

Day one, or one day…

¿Saben cuando estas viendo una película y comienza con el protagonista tocando fondo y tu piensas – ¿qué más le puede pasar a esta pobre chica? – y te compadeces de ella y su situación, pero sabes que a partir de ahí todo solo puede ir a mejor? Pues así es como me siento yo en este momento.

post

Después de empezar el 2019 con una felicidad máxima, sintiendome querida y valorada en un trabajo que me gusta, rodeada de amigos y con la mayor motivación para de una vez cumplir mis metas y propósitos, de repente, todo cambia. De un día a otro, de un momento a otro. Y bueno, dicen que es porque en temporada de eclipses todo cambia, pero ¿porqué no lo hace hacia donde nosotros queremos?

Y dirán, y ¿quién es esta y por qué tan dramática? Así soy yo, pura negatividad y victimización en cuerpo de 31 años que desde luego no saldría en ninguna portada de revista o feed de Instagram deseado. Y como venía diciendo, no pasando por mi mejor momento:

  • Acabo de renunciar a mi trabajo (aunque no se muy bien si me quedo o me voy).
  • Le dije al chico que me gustaba lo que sentía, que para colmo era mi amigo, y sólo me ve como eso, su amiga.
  • No estoy cumpliendo con ninguna de mis metas de salud o fitness, y cada vez me veo peor y me siento más cansada y desmotivada.
  • Me he distanciado de muchos de mis amigos e incluso discutido con alguno.
  • Vivo en una de las ciudades más caras del mundo, y si mi renuncia se hace efectiva, no tengo muy claro cómo voy a sobrevivir (aunque no es que ahora mismo me de mi sueldo para mucho).

“Every great change is preceded by chaos

Deepak Chopra

Pero ya, basta de quejas! Basta de estar en la posición de víctima, es hora de tomar responsabilidad por todo lo que me sucede y empezar a ser la persona que quiero ser.

Y este es el motivo por el que empiezo hoy este blog. A lo mejor gritando mis pensamientos al mundo es la manera de organizarlos en la cabeza y analizar lo estúpidos que pueden llegar a sonar puestos sobre el papel (bueno, en este caso, el teclado).

Espero que esta vez no sea como cada una de las veces que he intentado hacer algo en el pasado, y no sea este el último post.

Un agradecimiento a la Rebeca del pasado por ponerme en esta situación, y a partir de ahora, a disfrutar del camino para conseguir llegar a ese futuro que deseas.